Campos

Manejo de Praderas

El Proyecto Pumalín ha invertido enormes esfuerzos para restaurar los pastizales degradados y convertirlos en paisajes sanos y productivos, donde el ganado doméstico y las criaturas silvestres pueden prosperar en armonía. Un manejo apropiado de los pastizales significa que ambos, la calidad del suelo y los pastos, mejoran con el paso de los años, mientras que a la vez proporcionan una nutrición adecuada al ganado. Sin embargo, para lograr este objetivo se requiere superar las características específicas de este ecosistema. El clima desafiante que el Proyecto Pumalín debe enfrentar tiene lluvias extremadamente intensas (entre 5.ooo y 6.000mm anuales) y temporadas con temperaturas muy bajas. Existen pocos lugares en el mundo con estas condiciones climáticas; los ejemplos más similares se encuentran en la costa de British Columbia y en Olympic Península, en el estado de Washington. Todos los pastizales de este lugar son completamente "artificiales", sembrados con pastos del clima frío europeo. Aquí ya no se pueden encontrar pastos nativos apetecibles, como solía serlo antes de la colonización, cuando todas las tierras estaban cubiertas por Bosque Templado Lluvioso o Selva Valdiviano y no de pastizales.

En general, los pastos de esta región se encuentran en muy malas condiciones. Las prácticas de los asentamientos eran muy crueles: la tierra se despejaba mayormente haciendo incendios y existían poco o nada de conocimiento de métodos adecuados para despejar los tocones y los troncos. Los rústicos pastizales europeos (todas especias exóticas) llegaron directamente por medio de la siembra pero también a través de los intestinos de los animales de ganado. El invasivo (pero nativo) junquillo tiende a crecer entre medio y dominar los pastos, pero es duro y nadie lo quiere.

 

Bosques dañados

Bosque templado lluvioso típico de la región

En el área que comprende el Proyecto Pumalín, los campos en Hornopirén, Rincón Bonito, Vodudahue, Pillán, Reñihué, Río Gonzalo, y El Amarillo, pasaron todos por estos obstáculos. Dados los problemas ecológicos que trae la mantención del ganado en este clima, el experimento de restauración empezó con escepticismo en cuanto a la posibilidad de revertir los daños del pasado. El objetivo de la restauración era crear una mezcla rica de las especies correctas de pastos europeos de clima frío y lograr un suelo saludable. Controlar el junquillo ha sido un gran desafío. Por medio del uso de dos técnicas, cambiar el PH del suelo aplicando calcio y podarlo mecánicamente y con gran frecuencia, los campos han sido capaces de controlar esta maleza, a pesar de que nunca se ha erradicado. Veintidós años de trabajo han logrado reducir el junquillo, sin embargo, continúa siendo una amenaza.

Todos los campos usan un sistema de pastoreo intensivo y de alta rotación con rejas eléctricas, observando muy cuidadosamente los tiempos de rotación. La selección de animales específicos reduce los daños sobre los pastizales. Los campos crían mayormente ovejas, ya que son más pequeñas y no caminan por el agua. Las operación ganadera consiste en traer animales más jóvenes para engorda, ya que son un poco más livianos y crean un impacto menor. Los campos son regenerados activamente cada cierta cantidad de años, ya sea sembrando directamente otro tipo de pastos sobre las praderas o esparciendo los pastos cortados cuando las semillas están en su máxima madurez e insertando el material en el suelo usando rodillos. Por su parte, los bioestimulantes producidos en el mismo campo mejoran la fertilidad del suelo, lo cual es importante dada la naturaleza frágil de los suelos de los bosques lluviosos.

 

El Fundo Rincón Bonito

Paisajes recuperados en Río El Amarillo

Los campos alimentan a los animales con un régimen de pastoreo "óptimo", en vez de maximizado, y por ende mantienen la carga ganadera entre un 10 a 15% más bajo de lo que normalmente se ve en esta zona. Como consecuencia, estos pastizales son los mejores que se pueden encontrar en la provincia, logrado mediante una baja densidad ganadera y la observación continua de la calidad de los pastos durante el ciclo de rotación. Sin embargo, a pesar de que las observaciones indican que este régimen de pastoreo está alcanzando buenos resultados, aun sería necesario hacer un estudio científico completo sobre los suelos para saber con certeza si el suelo está volviendo a fertilizarse. Se continuarán realizando evaluaciones para ver como la administración apropiada de los pastizales puede seguir asegurando una buena salud para ambos, el ecosistema y el ganado.

Copyright 2013 Proyecto y Parque Pumalín | www.parquepumalin.cl | e-mail: info@parquepumalin.cl
Visita Tompkins Conservation | Parque Pumalín | Tompkins Conservation Chile| Parque Patagonia | Suscríbete al Newsletter